LA UNIDAD DE LOS MARXISTAS LENINISTAS Y LA RECONSTRUCCIÓN COMUNISTA - INFORMATE PUEBLO

NOTICIAS RECIENTES

martes, 6 de diciembre de 2022

LA UNIDAD DE LOS MARXISTAS LENINISTAS Y LA RECONSTRUCCIÓN COMUNISTA


Por: Ernesto Flores Sierra

 

Los estallidos sociales vividos en el Ecuador en los últimos años han mostrado con claridad la necesidad de una Organización que sea capaz de dirigir la lucha de clases de las masas hacia la conquista del poder político. La lucha de masas no puede seguir estando orientada a servir de botín y base para procesos parlamentarios que no se enmarquen dentro de un proceso de lucha por la transformación revolucionaria de la sociedad.  Tampoco puede el pueblo ecuatoriano seguir dependiendo de levantamientos espontáneos, que al ser tales, no pueden concluir satisfactoriamente y en el mejor de los casos terminan siendo liquidados en mesas de negociación.

 

El problema fundamental de la ausencia de esta dirección revolucionaria radica en el fraccionamiento que sufren los marxistas- leninistas en el país, y al estar atomizados terminan construyendo procesos organizativos dispersos, relativamente fuertes, pero al mismo tiempo incapaces de hacerse con el poder, sin negar lo más o menos importantes que pueden ser sus procesos revolucionarios, lo que es una verdad innegable es que ninguna de las organizaciones marxistas- leninistas puede por sí sola hacerse con el poder, y al no poder hacerlo, la socialdemocracia en sus múltiples manifestaciones termina hegemonizando el bando popular reduciendo y excluyendo a los marxistas- leninistas de la orientación principal de dichos procesos.

 

La división de los marxistas- leninistas es un problema universal del Movimiento Comunista, y lo es no ahora, sino que es un proceso que se viene desarrollando desde la disolución de la Tercera Internacional en función de la necesidad superior de derrotar al fascismo en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces las divisiones y fracciones han sido la norma de la evolución de los partidos revolucionarios, y esta condición ha venido dificultando los triunfos revolucionarios desde ese entonces. La acción comunista se caracteriza por la disciplina y la acción centralizada, al haber desaparecido esta condición, se pierde un principio universal de acción y eso lleva a debilitar las posibilidades revolucionarias de las facciones en que se rompen los marxistas- leninistas.

 

La tendencia principal de Reconstrucción, debe ir de la mano de la unidad de los marxistas- leninistas , se debe reconstruir el movimiento comunista pero esta unidad debe ir de la mano de una centralización de la acción política.

 

La Unidad no implica la ausencia de contradicciones entre los marxistas- leninistas, pero la existencia de contradicciones no debe ser un impedimento para la construcción del proceso unitario, antes la resolución de esas contradicciones en la práctica debe permitir afianzar el proceso político conjunto, el fin de este proceso unitario debe ser justamente la reconstrucción comunista, con una estructura centralizada y una acción política disciplinada basada en el centralismo democrático. Es decir, si queremos hacer la Revolución en el Ecuador, debemos retomar el Qué hacer de Lenin.

 

¿Esto implica el aislamiento de los marxistas?, no, implica una adecuada política de alianzas. De entrada, los marxistas- leninistas tienen que estar unificados, sin esa unidad la revolución ecuatoriana será casi imposible. Pero con el resto de sectores populares y democráticos se tiene que implementar la política de los Frentes Populares, lo que implica la construcción de frentes amplios bajo dirección de los sectores más avanzados de la clase, no puede construirse un frente amplio revolucionario bajo la dirección de la socialdemocracia, eso implica entregar y liquidar el proyecto político de la clase trabajadora.

 

La unidad de los marxistas – leninistas debe demarcar la línea roja que determine la política de alianzas y la acción revolucionaria de los trabajadores, de esa manera ir separando los elementos oportunistas y reformistas, pero también generando desde esa unidad la dirección política de todo el bando popular.

 

Independientemente del devenir del actual régimen plutocrático, la crisis del precio del petróleo, el estado general de la crisis internacional del capitalismo van a continuar, y eso va a determinar la presencia permanente de momentos de crisis hegemónica que abrirá la puerta a la organización del proceso revolucionario. Esto implica en primer lugar no depender de la espontaneidad de las masas, sino organizar la Revolución de una manera planificada.

 

La justificación de la persecución de dirigentes dada por los diferentes gobiernos, ha sido el plantear que detrás de los levantamientos existe la acción concertada de un grupo que busca “desestabilizar”, hay que decir que lamentablemente esa acción planificada jamás ha existido, y por eso los levantamientos han sido infructuosos y han terminado haciendo que el bando popular retroceda en lugar de avanzar. Se necesita una organización que planifique y prepare la Revolución, esa es la tarea de la Reconstrucción. Los estallidos sociales necesitan una dirección revolucionaria, las masas nunca han faltado a ellos, pero los marxistas- leninistas no hemos estado a la altura, es necesaria la unidad, tenemos que actuar a carta cabal con nuestra ideología y ser capaces de ejercer la condición de vanguardia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario