MARÍA QUILUMBA ES EJEMPLO DE SUPERACIÓN Y DE VIDA - INFORMATE PUEBLO

NOTICIAS RECIENTES

lunes, 12 de agosto de 2019

MARÍA QUILUMBA ES EJEMPLO DE SUPERACIÓN Y DE VIDA

María Quilumba (i) junto a sus nietas Kasandra, 
Jenifer y su hijo Guido Chalá, en su hogar, localizado en Azaya.
Tiene dos libros publicados y 17 obras en borrador. A pesar que todavía no tiene una fecha para imprimir, su ilusión es poder vender y que se difunda en todo el país.

IMBABURA – IBARRA.- Casi sin moverse y rodeada de libros, telas y una máquina de coser, la encontramos a doña María Salomé Quilumba Carcelén, de 59 años de edad, en su hogar, ubicado en las calles Manta e Ibarra, en el sector de Azaya.

Junto a ella y al pie de su cama están sus hijos, nietos y bisnietos quienes no se descuidan ni un solo minuto, pues su enfermedad catastrófica denominada poliomielitis (Enfermedad infecciosa producida por un virus que ataca la médula espinal y provoca atrofia muscular y parálisis) los obliga a estar pendientes de día y de noche.

Doña María, quien es oriunda Cuajara, en la localidad de Guallupe que pertenece al sector de La Carolina, lucha con el virus que no le deja mover sus brazos y piernas. Sin embargo eso no ha sido impedimento para escribir libros y folletos desde 1992.

Su historia. Se casó a los 14 años de edad y su vida era normal. Tuvo nueve hijos y vivió en Santo Domingo de los Tsáchilas por una década. Cuando cumplió 25 empezó su pesadilla. Con dificultad podía caminar, ya que sus músculos no le respondían. Iniciaron los tratamientos para saber cual era su verdadero problema. Ningún médico con certeza podía detectar su enfermedad.

Sin embargo un examen que fue analizado en los Estados Unidos identificó su caso. Desde ese momento nada fue igual.

“A los 30 años dejé de caminar. Se complicó. Hice rehabilitación pero no tuve mejoría. Mi problema era progresivo. No puedo manejar nada con peso. Tienen que bañarme, cambiarme, llevarme al baño y darme los alimentos. Para mi las manos y la vista son importantes para poder cumplir con lo que más me gusta hacer”, dijo.

Hace dos años su familia pudo obtener una cama hospitalaria que le ayuda a cambiar de posiciones.

Dice que ha sido un alivio y asegura que Dios siempre está con ella.

María ha superado una gastritis crónica y también retención de líquidos. Diariamente debe colocarse insulina, una en la mañana y otra en la noche.

Para obtener esa medicina debía cancelar 20 dólares cada día. Es decir necesitaba 400 dólares al mes, pero desde el 2017 dejó de cubrir esos gastos gracias a sus médicos del subcentro de salud número 1.

Sus obras. María Quilumba llegó solo hasta la primaria y lo hizo en San Lorenzo, Esmeraldas. No pu-do cursar el colegio. Ella considera que viene de una familia de escritores.

“Somos once hermanos y dos nos gusta escribir. Édison escribe mucho pero hay una diferencia, mi hermano pudo llegar a la secundaria. Yo no logré hacerlo, pero me autoeduqué y aprendí a escribir. También estudié medicina herbolaria o natural”, dijo.

Empezó a colocar sus primeras letras y frases en 1992 en el hospital Pablo Arturo Suárez en Quito.

Durante un año pasó internada por problemas con su enfermedad. Allí sobre una cama armó su primer documento con el nombre ‘Lo que pierde la mujer al rechazar la maternidad’, que refleja las consecuencias de la mujer cuando decide abortar.

600 ejemplares se vendieron como pan caliente a un valor de 15 mil sucres. Luego sacó a la luz el folleto ‘Dos mujeres distintas. Historia de la Vida Real’.

Las últimas obras que ha podido escribir son: ‘Avalancha’ y ‘Como el ave fénix’. Ella está convencida que nunca dejará de escribir, leer y coser, pues considera que es lo único que le hacen sentir viva. Fuente: Diario El Norte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario