NUEVO MAPA ELECTORAL. Por Francisco Escandón Guevara* - INFORMATE PUEBLO

NOTICIAS RECIENTES

lunes, 15 de abril de 2019

NUEVO MAPA ELECTORAL. Por Francisco Escandón Guevara*

Los resultados de las últimas elecciones reconfiguran el mapa político del Ecuador. Atrás quedaron las fuerzas hegemónicas y los liderazgos dominantes.

El gran perdedor es Alianza País que está envuelto en una ineficaz lucha anticorrupción y en un plan de ajuste neoliberal. El oficialismo no logró siquiera presentar candidaturas en varios territorios, sus figuras migraron detrás de Compromiso Social y de otros partidos que alquilaron sus casilleros.

No sorprenden las representaciones obtenidas por el correísmo. Aún su discurso cautiva a un electorado que es fácil presa del populismo, pero retrocede entre las preferencias electorales debido al involucramiento de sus líderes con los escándalos de corrupción.

En el consolidado nacional los socialcristianos obtuvieron más votos, ellos vendieron la idea de hacer cada ciudad una extrapolación del modelo exitoso de Guayaquil. Sin embargo, esa táctica no les permitió homogenizar su electorado, perdieron en varios de sus bastiones y en otras provincias sus candidatos, de lejos, no son los más votados.

El reconocimiento de CREO como oposición política y alternativa electoral languidece:sus escasos liderazgos seccionales y el colaboracionismo con el programa económico del gobiernos con las causas de este retroceso numérico.

Fue clarísimo el padrinazgo con el que actuaron los caudillos de estos partidos políticos oligárquicos. El expresidente Rafael Correa fue la única figura que levantaron sus seguidores, mientras que Guillermo Lasso y Jaime Nebot recorrieron el país para apalancar a sus candidatos y para posicionarse como presidenciables.

La sorpresa fueron los resultados obtenidos por las fuerzas de izquierda, luego de los reveses continuos derivados de su enfrentamiento al correísmo, juntos el Pachacutik y la Unidad Popular ganaron más prefecturas que el socialcristianismo y obtienen un importante número de alcaldías, hecho invisibilizado por los grandes medios de comunicación.

Además, estas elecciones se caracterizaron por una enorme dispersión de candidaturas y por la indecisión que se mantuvo hasta las postrimerías mismas de los sufragios, de allí que resulta irresponsable el accionar de las encuestadoras que emitían estadísticas, nada objetivas, para inducir en las preferencias de los votantes. Es hora que los organismos de control y judiciales tomen cartas en el asunto para sancionar estas prácticas enajenantes antidemocráticas.

Otro fenómeno influyente de los comicios es la proliferación de organizaciones políticas y de un sinnúmero de alianzas des-ideologizadas realizadas entre partidos y movimientos de diferente tendencia.

En estas elecciones el pueblo se encargó de enterrar a los caciques que han repetido sus postulaciones en los últimos veinte años en distintos territorios (Torres en Ambato, la dinastía Falquez en El Oro, Paco Moncayo en Quito, Cabrera y Carrasco en Cuenca, el clan Zambrano en Manabí, etc.). La sobreproducción de propaganda de esas maquinarias electorales no logró vencer al anhelo de cambio de los electores.

Definitivamente, el mapa electoral es variopinto, diverso y plural, las previsiones del voto pendular favorable a la derecha tradicional fueron falseadas por la realidad. Ahora la gran incógnita se traslada a quién será el ganador en las presidenciales del año 2021.

Lasso y Nebot fungen de fuertes precandidatos a Carondelet, es obvio que el correísmo jugará también su carta y, por otro lado, la unidad de las izquierdas tiene potencialidad para triunfar siempre que presente una candidatura única y aglutinadora. Nada está dicho, la estructuración del cuadro electoral y de las alianzas se acelerará ante la proximidad de los comicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario