lunes, 9 de enero de 2017

REPAROS DE MILITARES EN 32 DEMANDAS ANTE CORTE CONSTITUCIONAL

Mientras la Presidencia de la República prepara el reglamento general a la Ley de Fortalecimiento de los regímenes de seguridad social de las Fuerzas Armadas y de la Policía, unas 32 demandas de inconstitucionalidad por el fondo y la forma a la norma se presentaron en la Corte Constitucional.

Las suscriben decenas de militares en servicio pasivo, y uno en servicio activo, el general de brigada Luis Lara Jaramillo, que consideran que la nueva ley desaparece el “régimen especial” y provoca “una regresividad de derechos”.

En el caso del retiro forzoso, establecido a los 20 años de servicio, plantean que en “la realidad no es la única razón en la vida militar para el retiro, lo que vulnera el principio de no regresividad”, señala la demanda presentada por el pensionista Álvaro Salas.

Se cuestiona que la reforma a los artículos 22, 23, 27, 63, 92, 93, 95, 110 de la anterior Ley de Seguridad Social militar “remiten los montos, procesos, porcentajes, fórmulas de cálculo a la seguridad social general, y particularmente a decisiones del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social”, con lo que se “vulnera” el régimen especial que establece la Constitución, artículo 370.

Que se “disminuyen” para ciertas prestaciones los montos a percibir, como las pensiones de retiro, invalidez y montepío, subsidio de funerales y distribución de porcentajes entre derechohabientes.

“La reforma se aplica con carácter retroactivo y no necesariamente en el sentido más favorable, al no contar con un adecuado régimen de transición”, cita el recurso interpuesto por Fabián Arcos.

Los textos –ingresados entre noviembre y diciembre– coinciden en pedir a la Corte que suspenda provisionalmente su vigencia y la declare inconstitucional, por considerar que es “regresiva y violatoria de derechos humanos consagrados en la Constitución”.

El representante de los oficiales en el Consejo Directivo del Instituto de Seguridad Social de Fuerzas Armadas (Issfa), Bolívar Silva, lamenta que no se haya aprobado el presupuesto del 2017, y tampoco se conocen las finanzas al cierre del 2016.

“En noviembre debía reunirse el consejo y aprobar el presupuesto anual, y el plan operativo para el próximo año. Todo esto hace que no se pueda proyectar”, comentó.

Considera que deben revisarse aspectos de la aplicación de la nueva norma como la transitoria vigésima segunda, que da la posibilidad para que los militares activos con los grados de soldado, cabo segundo, subteniente o teniente o equivalentes en cada fuerza puedan pasar voluntariamente al nuevo sistema de cotización y prestaciones.

Con ello, podrán decidir acogerse al nuevo porcentaje de aportación, que es el 11,45%.

Según Silva, en estos grados ahora habría 15 mil personas, y “muchos de ellos dicen que se cambiarán de sistema para mejorar su sueldo; pero al reducirse su aporte se generarán problemas de sostenibilidad al Issfa, y además su pensión y cesantía serán menores”. (I) FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO.

0 comentarios:

Publicar un comentario