lunes, 27 de marzo de 2017

EL ROL DE LAS FF.AA. ANTE LOS VOTOS ES HISTÓRICO

En la Constitución de 1998, las Fuerzas Armadas tenían como una de sus misiones fundamentales la garantía del ordenamiento jurídico del Estado, es decir, de la democracia. Es posible que esa noción sea una herencia del proceso de transición a la democracia de 1978, cuando las FF.AA. acordaron entregarle la conducción del Estado a un Gobierno civil elegido en las urnas.

Superado el trauma de la dictadura y de destituciones de presidentes que perdían el apoyo militar, en la Constitución de 2008 se evitó una redacción que diera lugar a malentendidos: las Fuerzas Armadas no son árbitros en el sistema democrático. Sin embargo, se los vinculó a otros conceptos.

El artículo 158 establece que las Fuerzas Armadas, así como la Policía Nacional, son “instituciones de protección de los derechos, libertades y garantías ciudadanos”. Ese rol es fundamental y tiene un vínculo con el proceso electoral. Según el jurista Pablo Játiva, la responsabilidad que tienen las FF.AA. consiste en preservar “la integridad del voto y de los documentos electorales”.

El excomandate de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) Oswaldo Domínguez recuerda que, bajo el régimen constitucional anterior a Montecristi, sin necesidad de acuerdos interinstitucionales, las Fuerzas Armadas cumplían a cabalidad con la garantía del proceso electoral.

Él piensa que el hecho de que la Constitución vigente no les entregue la garantía de las elecciones, “no significa que no tengan la responsabilidad de garantizar la pureza y la transparencia de un proceso en donde se está poniendo en juego el más grande derecho que tiene el ciudadano, que es elegir a sus representantes”.

Domínguez critica que ahora existan varias instituciones que compartan rel resguardo del material electoral, “porque se generan áreas grises, donde se puede romper una cadena de custodia”.

Esto, en referencia a la participación de la Policía Nacional y de la empresa Montgar (encargada de la integración de los paquetes electorales) con las Fuerzas Armadas en la cadena de custodia de la primera vuelta electoral. “No estoy en contra de la Policía ni de la empresa, sino que un proceso con diferentes responsables es más permeable”, señaló.

En opinión de Jorge Acosta, expresidente del Tribunal Supremo Electoral, la garantía del proceso electoral le corresponde en esencia a la autoridad electoral, en este caso el Consejo Nacional Electoral. El papel de Fuerzas Armadas, dice él, es el de brindar “la seguridad y la custodia al material electoral”, en todos los momentos del proceso: impresión, integración de paquetes electorales, traslado a juntas receptoras del voto, sufragio, escrutinio y proclamación de resultados. (MMD) FUENTE: DIARIO LA HORA.

0 comentarios:

Publicar un comentario