SENAIN NO SE ADAPTA AL SISTEMA DEMOCRÁTICO DE PESOS Y CONTRAPESOS - INFORMATE PUEBLO

NOTICIAS RECIENTES

lunes, 25 de septiembre de 2017

SENAIN NO SE ADAPTA AL SISTEMA DEMOCRÁTICO DE PESOS Y CONTRAPESOS

BÚNKER. La Senain opera desde una vivienda en Lumbisí,
donde el acceso es restringido.
El problema de la Secretaría Nacional de Inteligencia es que consolidó una lógica de policía política y partidista en lugar de inteligencia estratégica institucional.

La cámara oculta en el despacho presidencial, más allá de si estaba prendida o apagada, pone en discusión una pregunta trascendental en una sociedad democrática: ¿Cómo Opera el sistema de inteligencia? En el fondo, la preocupación que se advierte es que en lugar de ser una inteligencia militar y policial de carácter técnico, estratégico y moderno, sea utilizado como una policía política que no rinde cuentas a los demás poderes del Estado y que sería usado por el Ejecutivo de manera absolutamente discrecional.

El analista de inteligencia estratégica Freddy Rivera rememora que la creación de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) tiene un contexto histórico inmediato. Los antecedentes eran los ‘pesquisas’ civiles o policiales, un servicio de inteligencia político adscritos a la Presidencia o al Ministerio de Gobierno, y que funcionaba con fondos reservados, por cuando con el escándalo de esos fondos, en 1997, quedaron debilitados. En el año 2009 se crea la Senain con la idea, en principio, de establecer una “inteligencia moderna, profesional, con peso civil, con perfiles académicos” que sigan el ejemplo de los países desarrollados, donde comisiones especializadas de los poderes legislativos de monitoreo, control y rendición de cuentas.

Rivera se lamenta, pues esa idea inicial, nunca se concretó. A su juicio, fue el exsecretario Raúl Patiño quien le comenzó a dar un tono marcadamente político a la Senain. De hecho, él considera que la participación militar es casi nula, “participan por guardar las formas, pero después del 30s la fractura entre policías y militares es brutal”, pese a que aportan en temas de interés nacional, como el narcotráfico. “En los últimos años, con anuencia de Correa, se transformó la idea de inteligencia estratégica, que no se concretó, y se convirtió en inteligencia política”.

“En democracia funcionan los contrapesos, es decir, los controles horizontales por lo que se llama la accountability de la inteligencia, que hacen el legislativo y también un el poder judicial”, señala, controles que no sólo son respecto del presupuesto sino de la legitimidad y legalidad de las operaciones, y las decisiones políticas. “En un país donde hay rendición de cuentas la Senain tendría que explicar quién le mandó a investigar a tal personaje, quien le dio autorización, qué juez dictaminó la violación de la privacidad de las comunicaciones, a qué razón y por qué esa persona constituye una amenaza para el Estado”, señala, “aquí no hay separación entre la dimensión partidaria, ideológica y política”. Para él, la Senain requiere una modificación urgente, además, que sea auditada y controlada.

Por su parte, el historiador Enrique Ayala Mora reflexiona que una seguridad nacional es necesaria, en manos de Fuerzas Armadas y Policía, “pero lo que sucede es que los gobiernos autoritarios y corruptos, ponen los aparatos de seguridad al servicio de las personas que gobiernan, incluso ya no para proteger a la sociedad sino para encubrir irregularidades y a extremos de que con el dinero del Estado se persigue a personas, se las espía, incluso al mismo presidente de la República”.

Ayala Mora recuerda que en su etapa de estudiante universitario, durante el gobierno de Velasco Ibarra, había carros sin placa que seguían a opositores, “el problema ahora son las dimensiones, en esa época la estructura de seguridad era mucho más pequeña y desde luego no llegaba a la intimidad de la gente como llega ahora”. Es por eso que mira la necesidad de transparentar los sistemas de inteligencia, que no hayan autos sin placas ni personas que no se identifican vigilando a ciudadanos. “Lo que es lamentable es que habiendo ya cambiado el gobierno hace ya cuatro meses, todavía el presidente no tenga control sobre las instancias de inteligencia en el país, eso es preocupante”, comenta. FUENTE: DIARIO LA HORA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario