EL HILADO ES PARTE DE TRADICIÓN, CULTURA E IDENTIDAD SALASACA - INFORMATE PUEBLO

NOTICIAS RECIENTES

lunes, 24 de abril de 2017

EL HILADO ES PARTE DE TRADICIÓN, CULTURA E IDENTIDAD SALASACA

Fabiola Masaquiza nunca tiene sus manos desocupadas cuando atiende a los clientes que llegan hasta su local ubicado en la plaza Central de Salasaca. Ella trabaja en el guango, un palo pequeño donde se hila la lana de borrego.

Fabiola, de 38 años de edad, es oriunda de la parroquia Salasaca, ubicada en Pelileo ( Tungurahua). Aprendió este oficio cuando tenía apenas 10 años.

Las mujeres en esta comunidad tienen por costumbre hilar todos los días, excepto los domingos, puesto que para los habitantes de esta parroquia ese día es sagrado.
El guango es un palo muy delgado, donde enrollan la lana con mucha dedicación y paciencia, para luego sacar el hilo para la elaboración de su propia vestimenta y un sinnúmero de artesanías.

Las damas de esta comunidad siempre llevan consigo el guango al lugar que ellas se movilicen, porque el hilar no es cosa sencilla, se requiere de tiempo y mucha dedicación.

“Aprendí a hilar desde muy pequeña porque esta es una herencia que nos dejan desde nuestros antepasados”, explica Fabiola.

Para elaborar el guango solo requieren de una delgada vara de un árbol, y después de limpiarla van enrollando la lana que han sacado de los borregos, en una fina rama de sigse.

“Nosotras criamos a los borreguitos. Antes de trasquilarlos los bañamos y a los tres días que se secan los animales, ahí recién les cortamos la lana”, afirmaZoila Caizabanda, artesana.


Elaboración
Para las prendas elaboradas por ellos, las mujeres se pueden tardar en hilar dos días o una semana sin dejar de mover sus manos, ya que el hilado debe ser muy fino, y para elaborar tapices, shigras, sweteres y más artesanías de su localidad el hilado debe ser más grueso.

“Para hacer un tapiz de 20 metros de largo por 20 metros de ancho se necesita mínimo de unos cuatro borregos, y para elaborar un anaco y bayeta unos dos a tres borregos”, explica Zoila.

Historia
Rufino Masaquiza, historiador de los salasacas, cuenta que el hilado es parte de la cultura y la identidad de este pueblo, y que por esa razón cada familia posee por lo menos 10 borregos, que luego de año y medio de edad son sometidos a la primera trasquilada. “Porque en ese tiempo la lana está madura para obtener buenas prendas, de calidad, finas y duraderas”, afirma.

Mientras las mujeres llevan a cabo el proceso de hilar, los hombres se encargan de tejer y luego hacen la tinturación vegetal. En la actualidad las damas también ayudan en esa tarea.

“El borrego es uno de los animales que más se cuida en la comunidad andina, de allí sale el hilo para elaborar tapices, shigras, mantillas, blusas, anacos y ponchos”, menciona Rufino.

Aunque ahora esta tradición se está perdiendo, los abuelos del pueblo se esfuerzan por inculcar a los más jóvenes la importancia que tiene este oficio.

Las madres y ancianas de la comunidad, por su parte, enseñan a las niñas y jóvenes el arte de convertir la lana de borrego y llama en hilo de primera calidad.

“Primero les enseñamos a lavar la lana, pues por su contextura la fibra se asimila con facilidad. La siguiente lección es hilar, tomar una madeja de lana limpia y enredarla en una vara muy fina, con la finalidad de entretejer la fibra y transformarla en una hebra muy delgada”, manifiesta Agustina Pilla, hilandera.

Esta actividad no se limita a espacios cerrados, ya que las hilanderas son capaces de realizar su trabajo mientras caminan, conversan y viajan en bus. (DA) FUENTE: DIARIO LA HORA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario